NICOLO MONTONI

nicolo montoni 1

-

Ubicado en un cité en Avenida Matta, Nicolo Montoni ha persistido con su local de coloridos carteles que se niegan a dejar de existir, aunque el trabajo ya no es tan solicitado como hace años, los carteles de don Nicolo siguen vigentes, son especiales y tienen en su manufactura una dedicación que está muy por debajo de las nuevas tecnologías en la serialización de imágenes.

Con más de 50 años de funcionamiento en su taller y 73 a cuestas en su cuerpo, el cartelista muestra ímpetu y dedicación en todos los trabajos que le van encargando. Nacido en Valparaíso es innegable que algo de lo nostálgico, mágico y bohemio perdura en sus letreros -sus preferidos son los que retratan su puerto-, todos llevan un sello personal que cautiva mediante la manufactura dedicada de un hombre que ha llevado esta labor por años y que ha perfeccionado su técnica mediante su propio esfuerzo.

Nicolo Montoni 2

-

Su travesía con los carteles comienza a los 18 años cuando se asocia con un compañero  para retratar a políticos que lanzaron campañas como candidatos por aquella época, de esta manera Montoni sacó provecho de una habilidad que se remonta a sus primeros años, su inquietud por el dibujo y la pintura. Recuerda que ya estando en el colegio dibujar se le da muy bien, pintar fue algo que nació naturalmente, nunca ha tomado clases ni se ha especializado en ello, solamente mediante la práctica de cientos de carteles ha ido conformando un estilo único que nos recuerda muchas veces al Art Deco o Art Nouveau de finales del siglo XIX. Pero Montoni no tiene mayores presunciones al respecto, es un hombre que ama lo que hace y considera que lo hace bien, no espera ser un artista reconocido, dice hacer letreros y que es bueno en ello, eso lo tranquiliza.

Nicolo Montoni 3

-

Don Nicolo ha inventado su propia tipografía, inventa abecedarios completos para sus letreros y se rige por sus propios márgenes de creación, su taller es un lugar que lo resguarda, más que un lugar de trabajo es su segundo hogar que lo acoge cada día; allí recibe a sus amigos, comparte con ellos con vino y comida, a la vez desarrolla lo que ha sido su pasión durante casi toda su vida, lo que ha logrado enviar a sus hijos a la universidad, quienes no heredaron esta labor y se especializaron en otros ámbitos.

Su trabajo no le cansa, es un placer, porque hace lo que le gusta y se considera bueno en ello. Realiza sus letreros sobre varios materiales pero su predilecto es la madera, en ella va trabajando varios diseños, los cuales se lleva en su cabeza mientras camina de vuelta a su casa, pensando que agregar o como perfeccionarlo. Nicolo Montoni disfruta crear sus carteles, los emotivos diseños llenos de color forman parte de una tradición que él ha forjado y gracias a su perseverancia, aún persisten vivos para deleitarnos en su taller.

-

VOLVER